jueves, 10 de noviembre de 2011

Cámaras frigoríficas para flores

Dada la demanda y el desconocimiento de este tipo de esta aplicación vamos a intentar explicar cómo funcionan las cámaras frigoríficas para almacenamiento de flores, basándonos en nuestra experiencia como empresa de ingeniería y montajes de frío, donde hemos realizado múltiples obras de pequeño y gran tamaño para almacenaje de flor cortada.

Este tipo de cámaras frigoríficas se pueden separar en dos grandes grupos:

·         Grandes cámaras de conservación de flores naturales y verdes ornamentales, en el caso de mayoristas de la flor o viveros especializados en  la producción de flores.

·         Pequeñas cámaras frigoríficas, en el caso de floristerías o pequeñas tiendas de flores

Las cámaras van equipadas tanto de maquinarias de refrigeración como de humidificación. Mediante termostatos y sensores de humedad, se controla que en su interior se mantengan las condiciones ideales de conservación. En general la temperatura tiene que estar entre 5 y 12 grados, pero no es igual para todo tipo de flores, por ejemplo para flores tropicales 12 grados, para clavel y margarita entre 5 y 7 grados y para el resto de flores 5 grados.

El mejor asesor sobre el uso de una cámara para flores es el propio usuario una vez la ha usado durante algunos meses y conoce qué flores pueden aguantar más tiempo y cómo colocarlas para que le duren, nosotros hemos intentado recopilar esta información de nuestros clientes y aquí la exponemos.

Cuanto menos tiempo permanezcan las flores en las cámaras mejor, no se trata de realizar almacenaje a largo plazo sino de conservarlas de la mejor manera posible hasta que son vendidas.


En el caso de los viveros, las flores y verdes ornamentales se recolectan a primera hora de la mañana para aprovechar su mayor nivel de turgencia. Se colocan inmediatamente en cubos con agua al que se añade un conservante y se introducen en las cámaras frigoríficas. Para su envío, se sacan de las cámaras, se confeccionan, se embolsan, empaquetan y son servidas al cliente. De esta manera se acorta el tiempo entre la recogida y su venta, con la garantía de que la respuesta en jarrón, dentro de las características propias de cada flor, será la mejor posible.

En el caso de las floristerías las flores se compran y se almacenan en sus cámaras, teniendo cuidado de no exponer al chorro de aire frío a las flores más delicadas, cubriéndolas con plásticos de embalaje en el caso que esto no sea posible, para evitar su exposición directa al frío. En el caso de flores de importación que vengan con embalaje de cartón se mantendrá dicho embalaje el máximo tiempo posible para proteger a la flor del frío. En el caso de flores delicadas habrá que ponerlas en la parte de la cámara donde no incide de forma directa el frío para protegerla y evitar quemaduras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada